Definición Abuso Sexual Infantil

Para abordar la problemática del Abuso Sexual Infantil debemos partir de la concepción de que éste es considerado por diversos autores un subtipo de Maltrato Infantil, entre los cuales se encuentran además; Maltrato físico, Negligencia o Abandono Físico, y Maltrato y Abandono Emocional.

Así mismo, el abuso sexual es un proceso complejo que abarca diferentes aspectos de la conducta humana, como lo son la sexualidad, la  construcción de la propia identidad, la satistisfacción con el propio cuerpo, modos de interracción social incluyendo en éste;  modalidades de vincularse con un otro desde la seducción y el erotismo.

Para la ejecución del programa Secretos que Si se dicen, se utilizan los siguientes lineamientos conceptuales:

Se define según National Center of Child Abuse and Neglect (1978) al abuso sexual infantil como “Contactos e interacciones entre un niño y un adulto cuando el adulto (agresor) usa al niño para estimularse sexualmente a él mismo, al niño o a otra persona. El abuso sexual puede ser también cometido por una persona menor de 18 años cuándo esta es significativamente mayor que el niño (víctima) o cuando el agresor está en una posición de poder o control sobre otro.”

Intebi, et. al. Osnajanzki,  (2003) en “Manual para Docentes. Abuso Sexual Infantil” clasifican al abuso sexual infantil […] “al hecho de involucrar al niño en actividades sexuales que no llega a comprender totalmente, a las cuales no está en condiciones de dar consentimiento informado, o para las cuales está evolutivamente inmaduro. El ASI se manifiesta en actividades entre un niño y un adulto, entre un niño y otro, que por su edad o por su desarrollo, se encuentra en posición de responsabilidad, confianza o poder. Estas actividades-cuyo fin es gratificar o satisfacer las necesidades de la otra persona- abarcan, pero no se limitan, a la inducción a que un niño se involucre en cualquier tipo de actividad sexual ilegal, la explotación de niños a través de la prostitución o de otra formas de prácticas sexuales ilegales, y la explotación de niños en la producción de materiales y exhibiciones pornográficas”.

Adherimos que ante cualquier tipo de maltrato debemos tener en cuenta que los niños son considerados Víctimas Vulnerables porque no perciben el peligro de la agresión ni tiene posibilidad de reaccionar y defenderse. Es una víctima sumamente indefensa frente al delito y al delincuente.
Es por eso, que somos los adultos los responsables de dar protección y ayuda tanto a la víctima como a su entorno afectivo saludable, brindando herramientas de prevención y contención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>